Programa de 2º año de Bachillerato – Reformulación 2006

ADMINISTRACIÓN NACIONAL DE EDUCACIÓN PÚBLICA

CONSEJO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA

INSPECCIÓN DE LITERATURA

PROGRAMA DE LITERATURA DE SEGUNDO AÑO DE BACHILLERATO – REFORMULACIÓN 2006

I) FUNDAMENTACIÓN

La Literatura es un fenómeno especial del lenguaje que cumple una función expresiva superando la mera transmisión de información. En el campo de la creación literaria, la palabra, como vehículo de comunicación, es –además- una proyección individual del autor y una recreación estética cargada de contenidos expresivos.

La Literatura supone un mundo de enriquecimiento que proporciona al hombre herramientas para su verdadera humanización. Acrisola la formación estética, desarrolla el pensamiento crítico-reflexivo y posibilita la permanente resignificación. En el nivel social, contribuye a formar una sociedad al servicio de la libertad, la dignidad y la solidaridad. En el nivel técnico, promueve el desarrollo y perfeccionamiento del manejo del lenguaje, la más alta de las facultades humanas, tanto a nivel oral y escrito.

En este sentido, la asignatura a nivel de bachillerato busca incentivar en los estudiantes la capacidad de análisis, de reconocimiento y construcción de valores a partir de los textos. Debe estimular la sensibilidad ética, estética; desarrollar la imaginación, la observación, la inferencia, la expresión de opiniones fundamentadas, la comprensión y autocrítica, entre otros ejercicios del crecimiento individual.

El programa de Literatura propuesto para 2º de Bachillerato se centra en el estudio de textos considerados clásicos por su carácter modélico y su permanente vigencia. Las culturas grecolatina y judeocristiana constituyen las bases de nuestra cultura y civilización occidental. Al estudio de estas dos grandes vertientes se integran el de textos provenientes de las culturas precolombina y oriental. La convergencia de todos estos conocimientos permitirá la reconstrucción del origen de nuestra identidad así como una visualización panorámica de la diversidad cultural universal.

Por lo antedicho, se propone el mismo diseño curricular para las cuatro opciones del tronco común de Segundoº de Bachillerato.

II) OBJETIVOS

La enseñanza de la Literatura atenderá a:

  • Ahondar y consolidar el conocimiento del lenguaje.

  • Despertar el interés y disfrute de la lectura.

  • Reforzar los procedimientos de la comprensión lectora.

  • Enseñar y ejercitar el dominio del código oral y escrito

  • Promover la producción escrita de textos de creación.

  • Guiar hacia una adecuada metodología de abordaje del texto literario.

  • Reconocer y analizar los recursos expresivos.

Perfil de egreso

En síntesis, se pretende que el estudiante adquiera, profundice y consolide una autonomía crítica que incluya la sensibilización ante el hecho estético y el afinamiento de su capacidad creativa. Es inherente a la educación la búsqueda de una sólida formación axiológica: los textos literarios dan cuenta de los valores que hacen a los hombres en sus historias y contextos. Por tanto se persigue que el estudiante haya integrado los valores del mundo y de la sociedad que lo construyen y contienen para que ejerza con responsable libertad su ciudadanía.

III) CONTENIDOS

  • UNIDAD I. LITERATURA GRECOLATINA.

Homero o Virgilio o Esquilo o Sófocles o Eurípides.

Contextualización: Píndaro; Safo; Platón; Artistófanes; Plauto; Aristóteles,Ovidio; Lucrecio; Horacio; Hesíodo.

  • UNIDAD II. TEXTOS DE INSPIRACIÓN RELIGIOSA.

Biblia: Antiguo y Nuevo Testamento.

Contextualización: El Corán; Popol Vuh; Cantar de Gilgamesh.

  • UNIDAD III. EL MUNDO MEDIEVAL Y LAS LITERATURAS EN LENGUA VERNÁCULA.

Dante: Divina Comedia.

Contextualización: Trovadores provenzales; Tristán e Iseo; autores del Dulce Estilo Nuevo; Petrarca; Bocaccio; Chaucer.

  • UNIDAD IV. RENACIMIENTO.

Dramaturgia de Shakespeare.

Contextualización: Ronsard; Marlowe.

  • UNIDAD V. NACIMIENTO DE LA NOVELA MODERNA.

Cervantes: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Contextualización: La novela de caballería: Tirante el Blanco; Amadís de Gaula; La saga del rey Arturo.

Los contenidos de este programa poseen una potencialidad integradora y capacidad articuladora con diferentes campos disciplinares, los cuales podrán promoverse desde la interacción coordinada entre docentes de la disciplina y/o con los demás profesores de las asignaturas que integran el currículum.

Plantea un autor central y otros que se incluyen como “contextualización”. Con este término se alude a las obras sugeridas en este ítem, así como a otros textos o materiales de diversas procedencias culturales que el profesor considere pertinente trabajar. Éstos se abordarán a modo de núcleos informativos referenciales, con la finalidad de introducir al estudiante en el universo de conocimiento del que procede el texto o autor central.

Para su dictado, cada unidad se compondrá del estudio del texto central y de por lo menos una de las obras sugeridas en la contextualización.

Pautas de cronograma

La concepción de este programa exige su cumplimiento INTEGRAL. El Profesor desarrollará todo el curso considerando el adecuado nivel de extensión y profundidad. No obstante ello y valorando el calendario escolar, podría aconsejarse que se dedicaran aproximadamente 20 clases a cada unidad.

IV) ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS

Las estrategias metodológicas de enseñanza son un componente esencial de la relación pedagógica. De ellas depende, en altísima mediada, los aprendizajes logrados Teniendo esto presente es necesario planificar clases fecundamente participativas, movilizadoras de la expresión oral y escrita, que promuevan un pensamiento activo y no meramente repetitivo. El desafío permanente para lograr clases que interesen y motiven a los alumnos, es evitar la rutina y la estereotipación del trabajo escolar.

Desde el punto de vista metodológico, el programa podría encararse desde una doble perspectiva: la cronológica o a través de líneas o núcleos temáticos. Esta posibilidad no implica alterar el orden cronológico del mismo ya que a través de uno o varios núcleos temáticos, puede realizarse un trabajo flexible dentro de la misma unidad, combinarlos, establecer conexiones intertextuales o realizar una unificación de la totalidad del programa siguiendo un único núcleo.

En relación a la producción escrita y considerando la evidente dificultad constatada en el alumnado, se debe transitar desde el escrito mensual o bimensual hacia propuestas más frecuentes y variadas, utilizando estrategias propias de la escritura de creación.

La Literatura es una disciplina cuya metodología de conocimiento es esencialmente deductiva, hermenéutica e inductiva. Por ello los métodos interrogativo y expositivo son privilegiados para su abordaje. No obstante ello, el enfoque estratégico a partir de situaciones-problema, promueve alumnos interesados y constructores de conocimiento, al ponerlos frente a tareas que los movilizan a resolver obstáculos adecuados a su realidad y madurez psicológica. Es una estrategia que posee una función emancipadora en la medida que permite a cada alumno elaborar progresivamente sus procedimientos para resolver problemas y aplicarlos a otras situaciones. La investigación es otra estrategia que enfrenta a los alumnos a desempeñarse con autonomía y creatividad. Otra estrategia válida es el planteo de proyectos de trabajo, en los que el alumno realizará una serie organizada de actividades planificadas y consignadas.

A propósito de “Don Quijote”

Dado que la única obra del programa escrita en lengua materna es “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, la que figura en la última unidad, se propone comenzar a leerla en forma gradual desde el inicio del curso, utilizando para ello diferentes estrategias de apropiación, para culminar su análisis en el momento de abordar la unidad. De este modo se procurará generar el conocimiento sobre un texto complejo, a través de propuestas creativas que promuevan la reflexión y el interés de los alumnos con el objetivo de lograr su comprensión y disfrute.

V) PROPUESTA EVALUATIVA

Puede considerarse a la evaluación como un proceso de recolección permanente de información cuyo fin es conocer y comprender las situaciones de aprendizaje, formar juicios de valor respecto de ellas y tomar decisiones adecuadas para continuar la actividad, mejorándola. Debe ser por lo tanto, una instancia formativa que tenga siempre presente los procesos, permitiendo de este modo la autoevaluación tanto del docente como del alumno.

Debe comprender una evaluación diagnóstica inicial, la que tendrá la finalidad de determinar el nivel de adquisición de los conocimientos y capacidades para, a partir de ella, considerar los objetivos, los contenidos y las estrategias pertinentes a la situación diagnosticada.

Como se expresara, cualquier instancia de evaluación tiene como objetivo diagnosticar y comprender el estado de los aprendizajes de los alumnos. Este proceso debe posibilitar el trabajo autocrítico del docente, quien a partir de estos resultados, podrá repensar las estrategias empleadas y metas propuestas y no alcanzadas, replanificando si ello fuera necesario.

Los criterios de evaluación deben ser claramente explicitados por los docentes y entendidos por los estudiantes. El profesor debe buscar que el educando considere el error como una oportunidad de ratificación o rectificación del aprendizaje y no como un fracaso.

Teniendo presente los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes, el docente procurará utilizar diferentes instrumentos de evaluación que los contemple. Entre ellos, se realizarán dos pruebas parciales, una en el mes de junio y otra al finalizar el curso. En esta situación que supone un corte que genere autorreflexión, es recomendable partir de situaciones-problema; analizar textos literarios de autores del programa no trabajados en clase posibilitando la transferencia de conocimientos; realizar ejercicios de literatura comparada; reconocer características representativas de un período socio-histórico y cultural en los textos de los autores estudiados; entre otras múltiples posibilidades.

Esta Comisión opina, de acuerdo a lo sostenido en este documento, que la importancia de los procesos transitados por los estudiantes en la adquisición de los objetivos esperados, debería posibilitar que pueda continuar su proceso de aprendizaje. En consecuencia se considera oportuna que la ponderación de la acreditación se enfatice en la última prueba.

VI) SUGERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Beltrán, J.A. (1993) Procesos, estrategias y técnicas de aprendizaje. Síntesis. Madrid.
  • Bjork, L.; Blomstrand, I; (1994) La escritura en la enseñanza secundaria. Los procesos del pensar y el escribir. Graó. Barcelona.
  • García Rivera, G. (1995) Didáctica de la literatura para la Enseñanza Primaria y Secundaria. Akal. España.
  • Jones, B.F.; Palincsar, AS; Ogle, D. y Carr, E. (1997) Aprendizaje y pensamiento. Estrategias para enseñar a aprender. Aique. Bs. As.
  • Lomas, C. (coord) (1996) La educación Lingüística y Literaria en la Enseñanza Secundaria. Ice/ Horsori. Barcelona.
  • Mendoza Fillola, A. (coord) (1998) Conceptos claves en didáctica de la lengua y la literatura. Horsori. Barcelona.
  • Mercer, N. (2000) Palabras y mentes. Cómo usamos el lenguaje para pensar juntos. Paidós. Barcelona.
  • Monereo, C. (1995) Las estrategias de aprendizaje ¿Qué son? ¿Cómo se enmarcan en el currículum? Graó. Barcelona.
  • Pérez Cavani, Ma. L.(coord) (1997) La enseñanza de estrategias desde el curriculum. Horosori. Barcelona.
  • Rébola, M.C.; Stroppa: M.C. (2000) Temas actuales en Didáctica de la Lengua. Laborde Editor. Rosario. Argentina.
  • Revista Textos. Editorial Graó. Barcelona.